Foto Juan marcos

Durante décadas, el paisaje litoral mediterráneo se ha utilizado como una mercancía a la merced de una especulación urbanística descontrolada y sin freno. La destrucción de los paisajes de dunas, las edificaciones al lado del mar, las carreteras que cruzan playas, la construcción de auténticas ciudades-hotel…

En definitiva, una infinidad de despropósitos que han desembocado en una crisis, no solo financiera, sino también medioambiental y social. Siglos de crecimiento natural se han borrado por quilómetros de asfalto. I, mientras tanto, la idea predominante del paraíso prefabricado y reclamo de turismo, nos ha hecho perder una gran parte de nuestra identidad mediterránea.

Juan Marcos Giménez >
Trabajos de alumnos >

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies